Redactores freelance: 10 errores comunes

Publicado el 18 octubre, 2016 por

El trabajo de un redactor freelance requiere una total disciplina, así como paciencia y precisión con el objetivo de que cada misión reúna los más altos estándares de calidad. No obstante, toda labor humana implica un mayor o menor grado de error.

Compartir: LinkedIn Facebook Twitter

Este tipo de emprendedores por cuenta propia no están exentos de cometerlos, por supuesto, y por eso es importante identificar aquellos aspectos que es necesario enmendar para lograr el éxito y a la vez mantener una cartera de clientes nutrida y satisfecha.

10 errores comunes de los redactores freelance

1. Trabajar únicamente para pagar las cuentas. Todo redactor independiente busca una justa remuneración por el trabajo realizado. Sin embargo, también es importante colaborar en diversos proyectos en cualquier momento y época del año, y no sólo cuando hay cuentas urgentes que pagar.

Esto es esencial para continuar aprendiendo y consolidar una buena reputación. Además, aliviará la tensión de “trabajar sólo para ganarse el pan” y permitirá que el trabajo fluya natural y orgánicamente.

2. Propuestas débiles o confusas. Diversos sitios de redacción freelance las exigen para otorgar una misión determinada. Por lo tanto, es necesario que las mismas sean claras, coherentes y completas.

Cada punto sugerido debe incluir una breve explicación que lo justifique, mismo que será desarrollado ampliamente al redactar más tarde el artículo. Las propuestas breves y forzadas definitivamente reducirán las posibilidades de obtener trabajo suficiente.

3. No revisar cada misión varias veces antes de enviarla. En ocasiones, las prisas ocasionan que el trabajo elaborado carezca de la verificación suficiente. Cada artículo confeccionado debe ser rigurosamente revisado al menos tres veces para reducir al mínimo cualquier tipo de error, y lograr que el resultado final luzca impecable.

4. No tener un blog ni página personal. Una web propia de cualquier temática que te apasione y en la que puedas desarrollar tu talento sin restricciones, multiplica las posibilidades de conquistar a una audiencia interesada en lo que tienes que decir. Pero además será una carta excelente de presentación y un elemento destacable en tu currículum. Incluso, muchos sitios requieren este dato en sus formularios de contratación.

5. Confianza excesiva, prácticamente rayando en la arrogancia. La seguridad personal es esencial para triunfar en la vida. Sin embargo, los redactores freelance que exijan un pago exagerado por su trabajo sin contar con la experiencia y el talento necesario para merecer tal recompensa, sabotearán las posibilidades de ser contratados para cualquier proyecto.

6. Desconocer el potencial de las redes sociales. Sitios como Facebook, Twitter, Instagram y Google Plus son excelentes plataformas para promocionar el trabajo de un escritor freelance. Gracias a estas páginas, una misión bien elaborada puede convertirse en tendencia viral. Por lo tanto, es vital estudiar el impacto y alcance de las redes sociales en la difusión de tu trabajo.

7. Descuidar a los clientes. Si bien es necesario prestar atención a los proyectos personales, esto no debe conducir a desatender las obligaciones con cada uno de los clientes. La organización de la agenda personal conducirá al perfecto equilibrio en este aspecto.

8. Dejar de aprender. El redactor freelance debe actualizarse constantemente en temas relacionados con su trabajo, tales como tecnología, Marketing Digital, idiomas (lo que abre las posibilidades de contar con una clientela más amplia), y en general todos aquellos conocimientos que lo mantendrán un paso delante de la competencia.

9. No contar con un plan profesional a largo plazo. Es necesario preguntarse: ¿a dónde se dirige mi trabajo dentro de 10 años? De aquí surgen las respuestas que tal vez te llevarán a formar tu propio equipo de redacción, o a considerar unirte a las filas de aquella revista o periódico donde sueñas trabajar.

10. Aceptar trabajos mal remunerados. El talento merece ser bien recompensado. Por lo tanto, habrá que evitar aceptar misiones que paguen centavos, o colaborar con personas que busquen explotar la necesidad de un escritor freelance.

Los errores cometidos por los redactores freelance podrán ser resueltos en tiempo y forma al prestar atención a los puntos anteriores. Esto garantizará el cumplimiento adecuado de las tareas y promoverá el desarrollo personal integral que conduzca a fortalecer la reputación entre los diversos clientes.

Compartir: LinkedIn Facebook Twitter

Subscríbete al newsletter

Recibe gratis nuestros artículos de Marketing de Contenidos.

Artículos relacionados

¿Listo para comenzar tu estrategia de contenidos?

Postedin es una plataforma de Content Marketing con miles de especialistas que crean contenido único para ti.