10 malas prácticas de un Editor de Contenidos

Publicado el 7 abril, 2017 por

El papel del editor es fundamental dentro del Marketing de Contenidos, al realizar una corrección exhaustiva de la información. Pero cuando se otorga atribuciones innecesarias o adopta una actitud inadecuada, puede poner en riesgo el éxito de la estrategia y el trabajo en equipo.

Compartir: LinkedIn Facebook Twitter

Si desempeñas ese cargo, revisa cuáles son las prácticas que no debes incorporar a tu trabajo:

1. Asumir que siempre tienes la razón

Es indispensable entender que una acción u opinión propia puede ser errada y que probablemente otros estén en lo correcto. Si un editor de contenidos se adjudica la etiqueta de «sabelotodo», no solo generará un tenso ambiente laboral, sino que también seguirá cometiendo equivocaciones.

Imagen CC: Freepik

2. Negarse a aceptar críticas

Éstas pueden convertirse en una excelente oportunidad para mejorar y crecer como profesional. Escucha a los demás, no desarrolles una mentalidad infranqueable; de nada servirá que consideres a todas las críticas como un ataque personal, siempre habrá una o varias bastante constructivas, aprovéchalas.

Imagen CC: Freepik

3. Mantener una escasa o nula retroalimentación con tus redactores

La oficina del editor no debe ser un Olimpo, sentirse un dios no es sinónimo de liderazgo. Tienes que comunicarte con tu equipo, plantear tus ideas y dejar que ellos también te digan las propias, para así, nutrirse mutuamente y trabajar en armonía.

4. Desconocer o subestimar el potencial de tu equipo

Creer que los conocimientos propios son mejores o los más importantes, es cometer otra equivocación. La gracia de trabajar en equipo es aunar experiencias y aportar entre todos. Siempre habrá alguien que sabe algo que tú no.

Imagen CC: Freepik – Dooder

5. No corroborar la información

Si bien cada uno de tus redactores contará con la preparación profesional necesaria, puede que se cometa algún error involuntario o exista algo que requiera una modificación; por lo tanto, es necesario que leas atentamente el material entregado, antes de publicarlo.

Imagen CC: Freepik – Blossomstar

6. Ser reactivo en vez de proactivo

Un editor de contenidos debe asumir el control de los hechos, correspondientes a su cargo, y tomar la iniciativa para generar acciones que apunten a un cambio o mejora; en vez de quedarse mirando cómo ocurren las cosas. Por ejemplo, si sabes que, en unas semanas, se desarrollará un evento muy importante y de interés para tus lectores, es mejor planificar la cobertura con tiempo, para evitar posibles dificultades técnicas o de acceso a la actividad, el día de su realización.

Imagen CC: Freepik

7. Reescribir un artículo sin consultar al redactor

Asumiendo que tus escritores cumplen con estándares de calidad, no tendrías por qué hacer una mega cirugía al contenido entregado. Editar no significa rehacer un texto, y en caso de que necesite una gran modificación, debes comunicárselo al autor con las indicaciones correspondientes; de lo contrario, estarás atropellando su trabajo. Recuerda, el respeto es fundamental.

Imagen CC: Freepik

8. Delegar un exceso de funciones

Como bien se afirma en el sitio Showbox, tu equipo no es un reloj suizo, no puedes asignar una enorme cantidad de responsabilidades y esperar que todas ellas se cumplan a tiempo. Ten presente que la calidad es más importante que la cantidad y que, por lo tanto, debes conversar con tus redactores para establecer plazos reales.

Imagen CC: Freepik

9. Ser impaciente

Si ya se fijaron tiempos de entrega, no insistas en presionar a tu equipo para que el trabajo termine antes, ni tampoco actúes de modo irascible cuando surge un problema o una dificultad. Los editores deben tener una elevada cuota de paciencia.

Imagen CC: Freepik

10. No entender la diferencia entre escribir para el papel y para la web

Contrario a lo que ocurre en el mundo online, el papel no sabe de keywords, posicionamiento en buscadores, KPIs, ni construcción de Inbound links. Técnicamente, no es necesario ser experto en SEO para que un diario o revista aumente sus ventas en el quiosco de la esquina o en una estantería de supermercado. Sin embargo, cuando hablamos de una versión digital, la historia es distinta y, en consecuencia, tanto redactores como editores deben adecuarse a esa característica.

Un editor de contenidos es una importante pieza para contribuir al buen ambiente laboral. Sé inclusivo, actúa con criterio y mucho respeto. De ese modo, mantendrás a tu equipo, no mancharás tu imagen como profesional y no pondrás en peligro todo el trabajo que implica una estrategia de Marketing de Contenidos.

Compartir: LinkedIn Facebook Twitter

Subscríbete al newsletter

Recibe gratis nuestros artículos de Marketing de Contenidos.

Artículos relacionados

¿Listo para comenzar tu estrategia de contenidos?

Postedin es una plataforma de Content Marketing con miles de especialistas que crean contenido único para ti.