​10 reglas SEO para el marketing de contenidos en eCommerce

Publicado el 17 noviembre, 2016 por

Para potenciar las ventas, el marketing de contenidos para eCommerce y las técnicas de posicionamiento SEO, deben ser estrategias integradas y seguir -al menos- las diez reglas establecidas por Jill Kocher, escritora y experta en optimización de motores de búsqueda.

Compartir: LinkedIn Facebook Twitter

1. Responder las preguntas del público

A través de preguntas o frases que digitan en los motores de búsqueda, los consumidores buscan en todo momento información de valor sobre temáticas o productos específicos. Identificarlas es fundamental en el marketing de contenidos para eCommerce cuando se piensa en función del SEO. De esa manera, generas contenido en torno a esas interrogantes y satisfaces las necesidades del público. Esto se traduce en mejores posiciones, pues le das respuesta a lo que el usuario generalmente busca en la web y, por otra parte, tu sitio va ganando relevancia con el tiempo.

Para ejemplificar lo anterior, imagina que tu negocio es una tienda de mascotas online, y te centras sólo en la creación de descripciones de productos. Sin duda este tipo de contenido puede atraer tráfico hacia tu sitio y lograr posiciones en la página de resultados cuando se digite en el buscador el nombre específico de lo que promocionas; pero resultaría mucho más eficaz un artículo que le dé respuesta a la pregunta «¿Cómo alimentar a un cachorro Pitbull?», donde aportes información de valor al respecto y, por qué no, enuncies uno de tus suplementos alimenticios para perros de esa raza.

Para identificar esos vacíos de información o preguntas que el consumidor se está haciendo, hay que utilizar herramientas para búsqueda de palabras clave.

También es importante contar con presencia en los sitios de interacción frecuentados por el público objetivo, como foros especializados, redes sociales y páginas de la competencia. Además, hay que tener en cuenta las preguntas que el equipo de soporte resuelve a diario.

2. Elegir sabiamente los formatos de contenido

Como vimos, una serie de artículos que respondan las preguntas frecuentes de los usuarios (escritos con el lenguaje que utilizan al realizar una búsqueda) será primordial para lograr un buen ranking en la página de resultados. Sin embargo, es recomendable complementar la información con formatos alternativos como el video. Con ellos, el público puede entender mejor el tema y ser más propenso a compartirlo.

Este tipo de formato, cuando es de calidad y aporta valor, aumenta el tiempo de permanencia en el sitio y el tráfico de referencia (pues la audiencia lo comparte en redes sociales). El algoritmo de Google tiene muy en cuenta esos factores para la clasificación, pues básicamente interpreta que la web está ofreciendo contenido de calidad y optimizando la experiencia del usuario, principios fundamentales del SEO contemporáneo.

Por supuesto, al usar este formato tienes que optimizarlo y aplicar las técnicas SEO para video, entre las cuales cabe destacar su transcripción y la utilización de keywords en el título, las etiquetas y el nombre del archivo.

3. Incluir textos descriptivos

Este punto está estrechamente relacionado con el anterior. Aunque los motores de búsqueda usan inteligencia artificial para realizar sus clasificaciones, les será más sencillo comprender una imagen o un video cuando están acompañados de párrafos optimizados con palabras clave que describan su contenido (así como también etiquetas meta, alt y tags)

4. Seleccionar adecuadamente la temática

Es importante que la información de cada pieza a publicar esté estrechamente relacionada con los productos que vende la tienda. De lo contrario, el tráfico recibido desde los motores de búsqueda será bajo (y probablemente de mala calidad), por lo que las conversiones serán pobres.

  • Por ejemplo, si comercializas artículos para mascotas, y ofreces excelente contenido sobre el Super Bowl -en los días en que se celebra-, seguramente obtendrás algunos visitantes, pero las ventas concretadas serán pocas, ya que esos usuarios no son tu público objetivo.

5. Escribir para el público

No utilices lenguaje demasiado técnico. Recuerda pensar en la forma en cómo los usuarios buscarían información sobre tu producto. Si realizas campañas en AdWords, verifica cuáles son los términos de búsqueda por los que te han encontrado.

6. Olvidarse de vender

El contenido con información de valor es la mejor herramienta para captar la atención de una audiencia. Sin embargo, no debes olvidarte que tu negocio necesita vender y que no puedes publicar piezas de calidad de forma gratuita, es decir sin esperar ningún tipo de conversión. Un llamado a la acción, un link hacia la tienda o cualquier otra maniobra encaminada a convencer al cliente, es indispensable para aumentar las ventas y posicionar la marca. La clave de esta práctica se encuentra en no ser demasiado agresivo ni usar un tono meramente publicitario.

7. Enlazar la tienda y el blog

La vinculación entre estos dos sitios, es importante para que los usuarios encuentren información de valor sobre los productos que vendes. Pero también es fundamental para que el algoritmo de los buscadores pueda identificar el contexto de cada uno de ellos.

8. No utilizar micrositios “temporales”

En el eCommerce, los micrositios son pequeñas páginas anexas de la marca que se usan para promocionar una campaña o vender un producto determinado. Aunque suelen tener cierta eficacia como canal publicitario y pueden ganar algo de tráfico, no son recomendables para el SEO.

El algoritmo de Google es capaz de identificar la relación que existe entre la página principal y el minisitio. Por lo tanto, los links entre éstos carecerán de valor como enlaces entrantes o externos, y perderás el trabajo de keywords realizado para posicionarlo. El contenido promocional y de campañas, debe ser publicado en tu URL principal.

9. Difundir contenido en otro sitio

Necesitas darle la mayor exposición a tu contenido, pero en sitios que pertenezcan a tu misma industria y que tengan autoridad; la forma de lograr esto es ofrecer contenido a otros sitios para que lo publiquen y difundan.

  • Para mantener los beneficios SEO, al ejecutar esta práctica tienes que exigirle al sitio de alojamiento –el tercero donde se va a difundir el contenido- la utilización de etiquetas canónicas, que validen tu página como la fuente original; de lo contrario, no quedará claro quién fue el autor inicial del contenido.

10. No publicar contenido de terceros

Se relaciona con el punto anterior: cuando alojas el contenido de un tercero en tu página, puedes obtener tráfico, pero no un beneficio SEO real. Recuerda que para hacerlo tienes que insertar una etiqueta canónica que devela como fuente original el sitio que generó aquello que estás publicando. Por lo tanto, es él quien, al estar etiquetado de esta manera, adquiere relevancia y autoridad ante el algoritmo del buscador, factores esenciales en la indexación.

Compartir: LinkedIn Facebook Twitter

Subscríbete al newsletter

Recibe gratis nuestros artículos de Marketing de Contenidos.

Artículos relacionados

¿Listo para comenzar tu estrategia de contenidos?

Postedin es una plataforma de Content Marketing con miles de especialistas que crean contenido único para ti.