Cómo elegir una agencia de marketing digital para tus objetivos

Publicado el 21 diciembre, 2018 por

Encontrar un socio digital serio y confiable, capaz de administrar y resolver competentemente las necesidades de mercadotecnia en línea que tenga una marca, no es tan simple como parece. El tipo de agencia de marketing digital a la que recurra el cliente será determinante al momento de lograr sus objetivos y aumentar el ROI de […]

Compartir: LinkedIn Facebook Twitter

Encontrar un socio digital serio y confiable, capaz de administrar y resolver competentemente las necesidades de mercadotecnia en línea que tenga una marca, no es tan simple como parece. El tipo de agencia de marketing digital a la que recurra el cliente será determinante al momento de lograr sus objetivos y aumentar el ROI de su negocio. Por eso es necesario filtrar.

Tal vez, el futuro elector tenga experiencia en marketing digital, pero no cuenta con el tiempo suficiente para manejar su sitio web y crear todo el contenido de calidad que se requiere. Entonces recurrir a una agencia sería una buena decisión, pero antes hay varios factores que se deben considerar.

 

1. Determinar objetivos y presupuesto

Saber el “para qué” se recurre a una agencia de marketing digital no solo es importante para la persona que va a contratarla, sino que también lo es para la otra parte. El eventual consumidor deberá comunicar claramente cuáles son sus objetivos comerciales y cómo pretende medir el rendimiento de esos propósitos. Definir ese punto permitirá, por una parte, descubrir cuál es la agencia que ofrece los servicios adecuados para satisfacer las necesidades establecidas.

Por ejemplo:

  • Creación de landing pages.
  • Analítica web.
  • Contenido on demand en español e inglés.
  • Desarrollo web.
  • Remarketing y anuncios publicitarios.
  • Auditoría SEM.
  • Administración de redes sociales, etcétera.

Además, al compartir los objetivos con la agencia, ésta logrará una mayor comprensión de los problemas o requerimientos del contratante y tendrá las herramientas para proponer un plan de acción personalizado y eficiente.

¿Y qué necesidades podría tener un cliente?

  • Mejorar el ranking de búsqueda de su empresa.
  • Crear una estrategia de Inbound Marketing alineada con el perfil del Buyer Persona.
  • Optimizar el diseño y funcionalidad del sitio web o ecommerce.
  • Obtener datos de sus consumidores y analizar las métricas.
  • Desarrollar campañas de Email Marketing.
  • Generar contenidos de calidad que estén en sintonía con el Buyer’s Journey, etcétera.

Por cierto, el factor presupuesto también es muy importante. La persona debe manejar cuál es la cantidad que puede y que está dispuesta a gastar en los servicios digitales. La inversión debe ser razonable y consecuente con las expectativas creadas. Incluso, realizar un análisis de mercado le podría entregar una idea de cuáles son los parámetros en el cobro por cada actividad. Aunque, obviamente, ese dato variará de acuerdo al tipo de agencia y a cuán complejo es lo que requiere cada cliente.

 

2. Buscar referencias y verificar sus casos de éxito

Antes de firmar un compromiso comercial hay que saber a quién se está contratando. Es muy importante realizar un seguimiento para evitar engaños, disgustos y pérdidas de recursos. Por eso que también es necesario estudiar el mercado para averiguar cuáles son sus integrantes, qué hacen y cómo funcionan.

Hay muchas características que se pueden monitorear. Por ejemplo:

  • ¿Cuánto tiempo llevan funcionando? Claramente no es lo mismo cerrar un trato con una empresa que posee una amplia experiencia versus otra que recién está aprendiendo sobre la marcha.
  • ¿Poseen un equipo con profesionales especializados?, ¿en qué áreas?, ¿cuántas personas trabajan?
  • ¿Con qué otras marcas trabajan y han trabajado? ¿Son relevantes en el mercado?
  • ¿Existen reclamos referentes a sus servicios o cumplimiento?
  • ¿Qué dicen sus clientes?, ¿cuál es el nivel de satisfacción?, ¿son promotores naturales de esas agencias?
  • ¿Qué tipo de campañas o proyectos han desarrollado?
  • ¿Tienen casos de éxito?, ¿cuáles?, ¿cuántos?, ¿con qué frecuencia se repiten?
  • ¿Tendrán la cantidad de tiempo necesario para dedicarle a un nuevo cliente?

Chequear la veracidad de comentarios online y offline, conversar con clientes antiguos y actuales, monitorear estadísticas, y evaluar su influencia en la industria, son algunas de las vías que ayudarán a evitar la elección de agencias poco confiables y carentes de profesionalismo.

 

3. Revisar la calidad de su sitio web y redes sociales

Lógicamente, la imagen online es parte de la carta de presentación de cualquier agencia de marketing digital. Es el ambiente en el que se supone está especializada, por lo tanto, su sitio web y perfiles sociales deben destacar y transformarse en un referente positivo.

Existen varios elementos que son necesarios observar y evaluar:

  • ¿Cómo es el diseño de su web?, ¿es responsivo?
  • ¿Su URL tiene protocolo HTTPS?
  • ¿Qué inspira o proyecta su imagen? ¿Es seria, confiable, original, atractiva?
  • ¿Es posible navegar cómoda y rápidamente por el sitio?
  • ¿Cuánto se demora en cargar por completo?
  • ¿Incluye toda la información necesaria? Por ejemplo, “quiénes somos”, dirección, correo y teléfono de contacto, el tipo de servicios que ofrece.
  • ¿Hay un formulario de suscripción?
  • ¿Existen enlaces a sus redes sociales?
  • ¿Tiene un blog?
  • ¿Sus contenidos están bien posicionados en las SERP?
  • ¿Qué clase de contenidos desarrolla y en qué formatos? ¿Son de calidad? ¿Se publican regularmente?
  • ¿Crea elementos descargables? Por ejemplo, ebooks.
  • ¿Qué comparte en sus redes sociales? ¿Se ocupa de postear contenidos diferenciados para cada plataforma? ¿Cada cuánto publica? ¿Entrega mensajes atractivos?
  • ¿Cuántos seguidores tiene? ¿Mantiene una retroalimentación con ellos?
  • ¿Qué tono emplea? ¿Es amigable, cercana?

 

4. Ver cómo maneja su negocio

¿Practica lo que promete? Es importante obtener esa respuesta antes de elegir una agencia. Los resultados obtenidos del punto anterior también sirven para evaluar lo que ella puede hacer por su cliente. Porque, por ejemplo, si entre sus servicios está el contenido on demand, pero el que entrega en su blog no cumple con los estándares de calidad, es mejor buscar otra alternativa.

Además, otro factor al que se debe prestar atención es el precio que cobra. Si es demasiado bajo, aunque parezca una noticia fantástica para quién la contrate, podría ocurrir que la calidad del servicio sea deficiente. Por supuesto, no se trata de acceder a pagar una cifra exorbitante, pero sí de buscar una empresa que valore su trabajo y transmita confianza.

Por último, el elemento técnico. ¿Qué herramientas o tecnologías maneja? Por ejemplo:

  • ¿Qué emplea en el desarrollo web?
  • ¿Qué utiliza para analizar datos?
  • ¿Cómo controla la automatización?
  • ¿Con qué genera contenido visual?

 

5. Evaluar el interés que muestra por el cliente

La comunicación es un indicador relevante. Una buena agencia destinará tiempo para conocer a su cliente, aterrizará su proyecto explicándole qué es posible y qué no, le hará todas las preguntas necesarias para tener una visión más amplia de sus necesidades y problemas, ofrecerá soluciones y se mostrará dispuesta a resolver las dudas del eventual contratante.

La relación agencia-cliente es como una sociedad, ambas partes tiene responsabilidades. Mientras el último debe cumplir sus compromisos, inspeccionar resultados y comunicarse frecuentemente; la empresa digital debe:

  • Asegurarse de que el cliente comprenda el trabajo que se hará, en qué periodo se ejecutará, la razón de cada actividad y las posibles dificultades que se podrían enfrentar.
  • Mantener al cliente informado sobre los avances y lo que se está haciendo.
  • Mantener un feedback regular y fluido.
  • Actuar de modo correcto y con honestidad.

 

Una agencia de marketing digital que sea perfecta para un cliente, no necesariamente lo será para otro. La calificación de “mejor” o “correcta” está supeditada a muchos factores y características. Pero hay un elemento que debe estar presente en toda buena agencia, y es el compromiso a tomar el producto o proyecto de su cliente como si fuese propio, a no crear falsas expectativas y a acompañarlo antes, durante y después del proceso, hasta asegurarse de que el objetivo se cumplió exitosamente.

De ese modo, el cliente sentirá que su tiempo y presupuesto fueron invertidos de forma acertada, y que descubrió un partner digital que no solo lo hará destacar con contenido de calidad, sino que también es lo suficientemente confiable y profesional para contratar sus servicios en una próxima oportunidad.

Compartir: LinkedIn Facebook Twitter

Subscríbete al newsletter

Recibe gratis nuestros artículos de Marketing de Contenidos.

Artículos relacionados

¿Listo para comenzar tu estrategia de contenidos?

Postedin es una plataforma de Content Marketing con miles de especialistas que crean contenido único para ti.